Ricardo Araya Baltra

Investigador Senior

El profesor Ricardo Araya se graduó en Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile en 1982 y se convirtió en miembro del Royal College of Psychiatrists en 1987. Poco después de la calificación, se unió al sur de Londres y al Maudsley y la rotación del Hospital Bethlem Royal. Regresó a Chile en 1992 para trabajar como Asesor Científico Superior en el Ministerio de Salud y posteriormente como Director de la Unidad de Evaluación de Atención Primaria. Fue profesor asistente en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Chile desde 1995 hasta 1999, cuando regresó al Reino Unido para asumir el papel de profesor titular en la Universidad de Gales.

El Dr. Araya obtuvo su doctorado en el Instituto de Psiquiatría en 2000 y fue nombrado profesor de psiquiatría en la Universidad de Bristol, donde realizó una gran cantidad de investigaciones desde 2002 hasta 2013. Un estudio realizado por su equipo y publicado en The Lancet (
Tratamiento de la depresión en atención primaria en mujeres de bajos ingresos en Santiago, Chile: un ensayo controlado aleatorio; 2003) abrió el camino a la introducción del primer Programa Nacional de Tratamiento de la Depresión en Atención Primaria en Chile. Este modelo de atención se ha adaptado y replicado en India, Zimbabwe, Nigeria, Colombia, Brasil, Perú y Líbano.

Antes de unirse a King’s College London, Ricardo fue profesor de Salud Mental Global en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y codirector del Centro para la Salud Mental Global, una empresa conjunta entre LSHTM y IoPPN. Es el líder del Grupo de Investigación de Salud Mental Global y Director de la CGMH conjunta, que tiene su sede en el Departamento de Servicios de Salud y de Investigación de la Población en la IoPPN.

Su experiencia de investigación se centra en el desarrollo e implementación de intervenciones simples y asequibles para tratar los trastornos mentales, particularmente en entornos de escasos recursos. Anteriormente desarrolló un modelo de atención para tratar trastornos mentales comunes, que se ha adaptado y utilizado en varios países de ingresos medios y bajos. Tiene un papel principal en una serie de iniciativas importantes para aumentar la capacidad de investigación mental en América Latina, y posee fuertes vínculos de colaboración con una amplia gama de socios de investigación en África.